Los conductores norteamericanos se oponen al uso del tacógrafo

EtrasaFTP:los conductores norteamericanos se oponen al uso del tacografo

Una normativa que entrará en vigor el 18 de diciembre de este año exige el control digital del número de horas de conducción

 

Los conductores norteamericanos piensan que la instalación del tacógrafo en sus vehículos hará que su tiempo de trabajo se vea limitado, que también se vean reducidos sus beneficios y que no puedan llegar a sus casas para descansar.

 

Así que han empezado a realizar protestas en contra de una normativa que reclama el control digital del número de horas de conducción y que además exige que los trabajadores cumplan con la regulación de no conducir más de 11 horas en un día.

 

Dicha normativa entrará en vigor el 18 de diciembre de 2017 y ha sido aceptada por gran parte de la industria después de que el Comité de Transportes e Infraestructuras ignorara la propuesta del Partido Republicano que quería demorar su entrada en vigor un par de años más.

 

Aquellos profesionales del sector que se posicionan contra esta medida han propuesto la convocatoria de una huelga. No obstante, saben que, si llegara a celebrarse, ellos serían los máximos afectados porque perderían grandes sumas de dinero al tener que cerrar durante un extenso período de tiempo.

 

Tampoco es seguro que se preparen acciones de protesta masiva ya que el sector no dispone de métodos efectivos para su coordinación por tratarse de una profesión muy fragmentada, con un trabajo de tipo autosuficiente.

 

En este entorno, la Asociación de Conductores Independientes ha expuesto su oposición a la normativa, a pesar de que por ahora ha perdido la totalidad de sus demandas en los juzgados y el Tribunal Supremo se niega a atender el caso. En el polo opuesto se encuentra la Asociación Americana del Transporte por Carretera que ha expresado su apoyo a la medida anunciada y rechaza el retraso de su entrada en vigor.

 

Algunos conductores piensan que el hecho de instalar estos dispositivos hará que su tiempo de trabajo se limite, reduciendo así sus beneficios y obstaculizando su vuelta a casa para descansar. Además, piensan que con este sistema las áreas de descanso se encontrarán colapsadas, generando grandes dificultades para conseguir lugares seguros donde estacionar.

 

Los camiones con motores construidos antes del año 2000 están libres de cumplir esta regulación, hecho que ha llevado a que algunos operadores se planteen adquirir motores más antiguos.

 

Fuente: cadenadesuministro.es